rulururu

post ¿Por qué existe el botellón?

Miércoles, 1 de abril de 2009

Raul Sensato a eso de las 7:41 am

Repronto explica el botellón

Si beber en la calle y en grupo es habitual desde hace décadas en las fiestas patronales, ¿porqué existe botellón como nueva palabra? ¿Qué condiciones lo han creado, y en consecuencia, en qué condiciones desaparecería de la calle? En suma, ¿Qué es el botellón?

La nueva entrega de Reflexiones de Repronto busca poner en su lugar a esos tertulianos que discuten el botellón en los medios, y que nos convencen, en bloque, de que no se enteran de nada.

Capítulo 22: “Botellón”

Bola extra: Es el antepenúltimo capítulo de esta segunda temporada. Esto se va acabando.

Ya hay 6 comentarios »

  1. ¿Por qué existe el botellón? (Reflexiones de Repronto, Cap.22)…

    Si beber en la calle y en grupo es habitual desde hace décadas en las fiestas patronales, ¿porqué existe botellón como nueva palabra? ¿Qué condiciones lo han creado, y en consecuencia, en qué condiciones desaparecería de la calle? En suma, ¿Qu…

    Trackback de meneame.net — abril 1, 2009 @ 8:00 am

  2. En el fondo pienso que es cuestión de psicología inversa. Bastaría que un alto cargo eclesiástico o una figura político-social de rancio prestigio hiciera campaña en favor del botellón para que una creciente mayoría comenzara a considerarlo como algo que ya no mola.

    Comentario de Gorka Limotxo — abril 1, 2009 @ 9:09 am

  3. Gorka: La única fuerza humana que se puede comparar a una fuerza natural,por aquello de que se lleva por delante a quien haga falta (los jefes, las modas,lo que sea), es el deseo de emparejarse.

    O como dice Palahniuk en su novela Snuff:

    “The fact nobody’s walked out, it’s a testimony to what dudes will endure for a piece of ass. If there was a free, hot piece of snatch waiting on top of Mount Everest or on the moon, we’d have a high-speed elevator already built. Commuter space flights every ten minutes.”

    Y como las sustancias antitimidez son las que son, no va a ser una cuestión de “quién está a a favor”, sino “cuál es el lugar donde me dejan hacerlo”.

    Comentario de Raul Sensato — abril 1, 2009 @ 10:18 am

  4. Antes del bombardeo mediático existía, pero con distintos nombres. Botellón (supongo) sería como se llamaba en Madrid, o en el barrio del primer periodista preocupado por esta señal del apocalipsis. En otras ciudades se llamaba de distinta manera, pero no dejaba de ser práctica común. Sin embargo, a base de machacar con el tema en la tele, todo eso se perdió, y ahora en todas partes se llama botellón. Es otra muestra del poder de los medios de hacernos hablar (y en parte, pensar) como ellos quieren

    Comentario de padawan — abril 1, 2009 @ 11:31 am

  5. Un plus de esquizofrenia a la andaluza:
    Miren una de las disposiciones legales que tenemos aquí en Andalucía, miren lo que se prohibe:
    “a) La permanencia y concentración de personas que se encuentren consumiendo bebidas o realizando otras actividades que pongan en peligro la pacífica convivencia ciudadana fuera de las zonas del término municipal que el Ayuntamiento haya establecido como permitidas.”
    Lo curioso es que la interpretación que se hace sobre qué actividades son las que ponen en peligro la pacífica convencia ciudadana es tan libre que uno no sabe si comer pipas con tus colegas es o no peligroso según en qué sitios. Termina dependiendo de la visión del mundo que tenga el policía de turno. A unos amigos míos los dispersaron de un banco público aduciendo como razón que PARECÍA que estaban fumando porros, ¿qué os parece?

    Comentario de oche — abril 1, 2009 @ 12:52 pm

  6. ¿Y el Wifillón qué?

    Comentario de Koniec Pantau — abril 4, 2009 @ 12:38 am

  7. RSS suscripcion a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

    Deja tu comentario

    Debes identificarte para comentar.

ruldrurd
Blog programado en WordPress. Se distribuye según licencia ColorIuris amarilla.
El diseño está basado en una plantilla de Laurentiu Piron
Suscríbete a este blog (RSS) o Suscríbete a los comentarios (RSS)