rulururu

post Tres portales

Lunes, 31 de enero de 2011

Raul Sensato a eso de las 5:49 pm

abstenerse_w.jpg

aquinohay.jpg

habilitado.jpg

En la tercera, lo que me fascina es que esa sea la “mejor” denominación de cara al público. O sea, hace suponer un caminar por esa calle y leer “Habilitado de clases pasivas” y decir “¡Por fin! ¡Lo que estaba buscando!”

Fuentes: Dr.Zito-Ernesto Lago / Fran Nixon / Avenida Coruñesa

Clasificado como: celtiberismo

post Hablandoendospuntocero

Viernes, 21 de enero de 2011

Raul Sensato a eso de las 9:26 pm

La serie documental para Internet Tus Derechos 2.0 está creada por Sayaka Producciones bajo la producción de Nahikari Ipiña (productora de Arsénico Producciones) y la realización de Alejandro Pérez (director y guionista), y pretende abordar, ahora que el debate sobre los derechos de autor está tan candente, precisamente toda la problemática que engloba a los mismos desde distintas ópticas y áreas.

Javier Ruiz, en Las Horas Perdidas

Y por ahí aparezco. Incluye un trozo de Repronto. Pulsen.

tusder01.jpg

post Mortadelo y Bruguera, desde Rico Tipo

Jueves, 20 de enero de 2011

Raul Sensato a eso de las 8:15 am

Rico Tipo y DDT- una comparativa de maquetaciones y señoritas

R.M.: Es sabido que en Bruguera se fusilaban de mala manera revistas extranjeras, que se copiaba barbaridad… ¿A quién copiaba Ibáñez?

F.I.: Había temporadas en que era casi obligado, o sea, la propia editorial ya empezaba por fusilar formatos y tal. Mira, aquella famosa revista que fue el DDT, que duró muchísimos años, que tenía muchísimo éxito, no era más que una copia de una revista argentina que se llamaba Rico Tipo: la misma forma de portada, el mismo cuadrito arriba… Entonces había un director que comercialmente era magnífico; ahora bien, artísticamente tenía sus manías, y en un momento dado aquel hombre consideraba que el dibujante que estaba de moda era fulanito de tal, y ese estilo habían de seguirlo todos.

Lo que tienen arriba es un extracto de la entrevista que le realicé a Francisco Ibáñez, el autor de Mortadelo, en febrero de 1996. Ha sido útil para los historiadores, porque es la única confesión publicada sobre el asalto a la revista Rico Tipo; la cita suele aparecer acreditada, eso sí, como “una entrevista publicada en internet”.

Yo nunca he tenido en mis manos un ejemplar de Rico Tipo, pero sí que me he agenciado el tomo 5 de la Biblioteca Clarín de la Historieta, dedicado a Leyendas del Cómic Argentino. Ese volumen está centrado en dos autores de los cincuenta: Lino Palacio y Divito.

José Antonio Guillermo Divito fue el fundador y el director de la revista Rico Tipo. Nada menos.

El tomo, insisto, no recoge los contenidos de la revista Rico Tipo, sino que se centra en la sola obra de estas firmas. Y es realmente sorprendente ver, con sólo un recorrido a la pluma de Divito, tantos gemelos originales de series españolas de gran calado.

Su personaje Bombolo es un gordo ingenuo, crédulo y bondadoso; inocente hasta lo increíble, y capaz de creerse todo lo que le dice”. Es decir, es en espíritu y en (voluminosa) carne el Gordito Relleno de Peñarroya:

Bombolo y su hermano Gordito Relleno

Aún más sorprendente es la cercanía entre la sección Siempre se exagera de Peñarroya y las series de Divito El otro yo del Dr. Merengue y De tal palo tal astilla, que muestran -todas ellas- dos viñetas relacionadas por una doble intención:

Siempre se exagera, de Peñarroya

El otro yo del Dr. Merengue:

El otro yo del Dr Merengue

 De tal palo tal astilla:

De tal palo, tal astilla

Por si fuera poco, en el pícaro Fallutelli, que alternaba la picardía de oficina con la picardía en el requiebro a las mujeres, veía también orígenes del Amapolo Nevera de Cifré, del Casildo de Nadal y de los múltiples oficinistas o ligones (porque solían ser una cosa o la otra) de la factoría Bruguera.

Pero nada me había preparado para encontrarme de pronto y sin aviso con -atentos aquí- el papá de Mortadelo: Fúlmine, de Divito.

Hola Fúlmine

Fúlmine es un gafe con buena intención, “que no suele estar donde ocurren los hechos: no es él quien protagoniza el último cuadro de su tira —caso curioso— sino las desgracias que provoca”, como señala la wikipedia.  En espíritu está más cerca de Doña Urraca, a la que probablemente contagió su nariz aguileña -son ciertamente similares en forma y extensión- y su luto riguroso.

Por tanto, Fúlmine es sólo Mortadelo en carne. Pero es, sin duda, el modelo original. Saluden al papá de Mortadelo.

Mortadelo y su papá Fúlmine

Bola extra- Está implícito, pero es bueno ponerlo en tinta: amigos aficionados al tebeo, tal vez va siendo hora de que reivindiquemos por estos lares a Divito como el Kurtzman de los hispanohablantes. No bromeo.

Actualización: Más y antes en Mortadelón, en Mandorla  y en el foro de la T.I.A!

Clasificado como: apuntes_al_natural,comic,consumo

post Manuel Delgado retrata el reprontismo

Miércoles, 19 de enero de 2011

Raul Sensato a eso de las 12:24 pm

Lo que hace el Doctor Repronto no es otra cosa que explicar las cosas. Es decir, se nos coloca ante una parcela de lo dado que nos produce o nos debería producir perplejidad, por cuanto o es absurda o debería antojársenos absurda. Luego lo que hace es, en efecto, explicarla. Pero, ¿qué es explicar algo? Explicar una cosa no consiste sino en poner de manifiesto que esa cosa tiene que ver con otra cosa, conformando algo así como un orden de relaciones en las que es posible reconocer un cierto orden todo él hecho de conexiones.

Pero, atención, no se trata de ver con claridad que un determinado elemento de la realidad sólo es comprensible en relación con otro elemento, sino como la relación con ese otro elemento. Dicho de otro modo, lo que Raúl nos desvela no es que una cosa esté en relación con otra cosa, sino que es esa relación. Lo que resulta: un mapa, una cartografía, un orden de diagramas relacionales entre cosas absurdas, de las que el precipitado final presenta un cierto orden; es más: es un orden, una estructura lógica, un cosmos organizado…, absurdo, por supuesto.

La moraleja a la que nos conduce: descubrir los hilos que unen en secreto las cosas dispersas para confeccionar con ellas todo lo que damos por supuesto, sin preguntarnos nunca por qué ni de qué. Es así que caemos en la cuenta de los materiales extraños y monstruosos de que está hecho el mundo que tomamos por evidente, esa sustancia alucinada en la que, como en un líquido amniótico, nos sumergimos al despertar. Creemos en realidades cuya virtud reside no en su verdad, sino en su lógica, una lógica que Raúl Minchinela no desvela, ahora, de sopetón, como delirante, como una estructura perfecta pero desquiciada. Ese sistema de representación en que habitamos y al que concedemos el título de “lo real”, reconocido ahora como una contorsión, un espasmo, una mueca.

Manuel Delgado habla de Reflexiones de Repronto en su blog .

Manuel Delgado es el autor de “El animal público” y “Sociedades movedizas”; sus libros, aquí.

Bola extra: La cita forma parte ya de nuestro rincón de autores que admiramos.

Clasificado como: citas,repronto

post Los motivos en la ropa interior, de Repronto

Miércoles, 19 de enero de 2011

Raul Sensato a eso de las 12:18 pm

Con un giro central que espero sea sorprendente:

Capítulo 38: “Jaulas de Lindo Gatito”

bragapiolin.jpg

Clasificado como: repronto

post Continuador de la tradición

Martes, 18 de enero de 2011

Raul Sensato a eso de las 11:45 pm

En una reciente visita a Madrid, acudí a un céntrico McDonalds en el que pedí unas hamburguesas para llevar. Me llamó la atención un diploma enmarcado que no me pude resistir a fotografiar:

McDonalds continuador

Me extrañó, claro, que el documento declarase este McDonalds, con su fama colonizadora, como un “establecimiento continuador de la tradición madrileña”.

Me quedé con la duda; me subí al metro y me marché a reunirme con los comensales. Y hete aquí que, una vez llegado al destino, descubrí que me habían incluido menos hamburguesas de las que había pagado.

Y entonces caí en que en esa tradición no había pensado.

post Esquema de las crisis

Lunes, 17 de enero de 2011

Raul Sensato a eso de las 5:20 pm

Acabo de terminar “En torno a Galileo” de Ortega, y veo que muchos de mis devaneos sobre el momento actual están sistematizados, reconocidos, forman parte de una espiral histórica imbatible. Estos son tiempos de crisis, y Ortega subtitula su curso “Esquema de las Crisis”, porque el libro es una transcripción de sus clases. Es fascinante como el curso se le agota en los previos. Su curso “en torno a Galileo” no llega a hablar de Galileo. Invierte doce lecciones, doce horas de reloj en su ejecución original, sólo para preparar el terreno de una disquisición que nunca llega a enunciar. El tiempo se le echó encima y prometió un segundo año, un nuevo curso, que nunca completó.

Como las cruzadas que planteaba en la cita, el libro tiene el aspecto de un fracaso y el alma de un acierto, porque todo lo que dice se asocia al momento actual. De hecho, el libro pone la llaga en mis fantasmas, los que aparecen en los diarios, los monstruos actuales, y les pone un marco de siglos, de secuencia lógica. Revelando que las ideas que tenemos son todas prestadas, herederas de sus tiempos:

“El presente del destino humano, presente en el cual estamos viviendo es el que es porque sobre él gravitan todos los otros presentes, todas las otras generaciones.  En este sentido cada generación humana lleva en sí todas las anteriores y es como un escorzo de la historia universal.  Si no fuera tan barroca la imagen deberíamos representarnos las generaciones no horizontalmente, sino en vertical, unas sobre otras, como los acróbatas del circo cuando hacen la torre humana. Unos sobre los hombros de los otros, el que está en lo alto goza la impresión de dominar a los demás, pero debía advertir, al mismo tiempo, que es su prisionero.”

Lo cual me devuelve a lo de ser prisionero. Tengo lecturas congeladas que debería haber saldado en este rincón. Ya habrá tiempo para resolverlas.

Clasificado como: libros

post Las cruzadas

Lunes, 17 de enero de 2011

Raul Sensato a eso de las 5:05 pm

Las Cruzadas no se han contado aún bien. Son una de las cosas más extravagantes que se han hecho en el planeta. Fueron un fracaso para los hombres y los pueblos que las emprendieron, pero, sin presumirlo, produjeron resultados magníficos para los hombres del futuro. El europeo tomó en ellas pleno contacto con la civilización árabe, que entonces llevaba dentro de sí la griega. Cuando los cruzados en resaca se retrajeron a sus glebas occidentales, arrastraron a ellas el légamo de la ciencia arábigo-helénica. Un torrente de nuevo saber penetra en Europa, en la Europa cristiana, mística, casi puramente religiosa y bélica, apenas intelectual, por lo menos, muy poco científica. Es la fecha en que rebrota dentro de la vida medieval el hontanar inquietante de Aristóteles -que es la ciencia como tal, la razón pura ya secas, lo otro que la fe religiosa. El cristianismo se encuentra entonces con este dilema: o dar la batalla a la ciencia con el intelecto religioso o integrar la fe con la ciencia aristotélica, o aniquilar al enemigo o tragárselo. Lo primero era imposible: el intelecto cristiano no había podido hacerse por sí mismo lo bastante vigoroso para poder luchar con la maravilla de la mejor inteligencia de Grecia. Sólo cabía la segunda solución: Alberto Magno y Santo Tomás adaptaron el cristianismo a la ideología griega; es la segunda helenización del espíritu cristiano. La otra, si se cuenta hasta San Agustín, tuvo lugar en su misma cuna; nace en medio de la cultura grecorromana y no tiene más remedio que filtrar hasta su médula elementos extraños. No es fácil imaginar dos inspiraciones más antagónicas que la cristiana y la griega. Sin embargo, aquélla no tiene más remedio que adaptarse a ésta, adaptarse desde su raíz misma. El cristianismo ha tenido en este orden un destino trágico. No ha podido hablar nunca su idioma: en su teo-logía -su hablar de Dios- el theos es cristiano y el logospredominantemente de Grecia. Y mirando las cosas con un poco de rigor se advierte que el lógos griego traiciona constantemente e inevitablemente la intuición cristiana. Para no citar sino lo más reciente, vea quien se interese en el tema el libro que hace unas semanas ha publicado lean Guitton con el título El tiempo y la eternidad en Plotino y San Agustín. El griego es ciego para el trasmundo, para lo sobrenatural: el cristiano, por su parte, es ciego para el intramundo, para la naturaleza. Y el cristiano tiene que hacerse explicar lo que él ve pero no puede decir, por el griego, que está ciego para lo que ve el cristiano. Casi, casi es el famoso diálogo en que el ciego pregunta al tullido: «¿Cómo anda usted, buen hombre?» y el tullido responde: «¡Como usted ve, amigo!»

Ortega y Gasset, En torno a Galileo, 1933

Clasificado como: citas

post Otros universos

Viernes, 14 de enero de 2011

Raul Sensato a eso de las 6:21 pm

 kill-bill-hartter.jpg

Sean Hartter imagina películas conocidas en contextos temporales distintos, y tiene muchas.

Véanlas todas aquí.

Via Nac_

Clasificado como: cine

post Lo que usted necesita

Lunes, 10 de enero de 2011

Raul Sensato a eso de las 10:25 am

loquevdnecesita.jpg

Dr. Niebla en Super Pulgarcito num. 16, 1950.

Clasificado como: comic

ruldrurd
Blog programado en WordPress. Se distribuye según licencia ColorIuris amarilla.
El diseño está basado en una plantilla de Laurentiu Piron
Suscríbete a este blog (RSS) o Suscríbete a los comentarios (RSS)