Reflexiones de Repronto · | una videoserie para la generacion audiovisual
 

Capítulo 5: “El comesandías”

Doctor Repronto - Miércoles, 17 de octubre de 2007, a las 00:01

El primer capítulo de Reflexiones de Repronto hablaba de cómo ciertos campos de la cultura popular son protegidos de los elementos políticamente incorrectos. Muy pocos elementos con origen en campos incómodos logran prosperar en los vehículos tradicionales.

La historia que nos ocupa hoy es similar, pero tiene una diferencia esencial. Una cosa es protegerse de elementos que vienen de ramas incorrectas, y otra es que, según avanzan los tiempos, un elemento que tú mismo has creado se convierta en algo políticamente incorrecto. ¿Qué hacer? ¿Eliminarlo y fingir que no ha existido nunca?

¿Y si resulta que está tan arraigado en el imaginario general que no hay forma de quitarlo de vista sin llamar aún más la atención? Entonces, hay que lavarlo… a base de eliminar todo lo que originalmente sugería. Borrando las pistas que permitirían entender las intenciones originales. No borrar al personaje, sino borrar… todo lo demás.

Como ven, hay dobles caminos para la corrección política: uno es eliminar el objeto incómodo, y otro es eliminar lo que en su momento convertía al elemento en algo identificable (y que luego se ha convertido en incorrecto).

Esta semana revelamos el origen, la identidad secreta, el verdadero motivo que hay detrás de un personaje mundialmente conocido. Le damos respuesta a una de las preguntas más habituales en el mundo de la animación.

Todo en poco más de cinco minutos. Que les guste:

Otras opciones:
Zappinternet!
Youtube

Para descargar el video en tamaño original pulsen aquí

Este capítulo incluye fragmentos de:

  • Carta de ajuste (RTVE, 1958)
  • Harry Enfield’s Television Programme (Harry Enfield, 1990)
  • Watermelon Man (Mark Hamilton and Che Poon, 1998)
  • The Boat Builders (Ben Sharpsteen, 1938)
  • Moving Day (Ben Sharpsteen, 1936)
  • Mickey’s Trailer (Ben Sharpsteen, 1938)
  • 70 Jahre Donald Duck (Disney Channel Alemania)

Los videos de Reflexiones de Repronto están protegidos legalmente por Coloriuris. Los detalles de este video en particular vienen detallados aquí.

__

Conceptos: Corrección política, políticamente correcto, despectivo, eufemismos, tópicos, tabú, Herbie Hancock, Watermelon Man, Metamorfosis, Kafka, postales sueñas, sandía, frijoleros, Disney, Mickey, Donald, Pluto, Goofy, prejuicio, esclavismo, humor blanco.

45 Reflexiones sobre “Capítulo 5: “El comesandías””

  1. Aunque conocía la implicación goofyiana en el mundanal Disney, su análisis de los primeros minutos, y en especial la frase “Cada vez que aparece algo que sabemos que es políticamente correcto, es como si anunciara con un letrero de neón que hay un tabú justo detrás” me ha parecido soberbia. Chapeau, maestro.

  2. Genial. No hay otra palabra para describir al quinto episodio. Sin lugar a dudas mi favorito, aunque ya conocía ese origen de Goofy, está expuesto de manera sublime.

    ¡¡Queremos a Repronto en DVD edición para coleccionistas!! ^^

    FOXXXXXXX

  3. […] Reflexiones de Repronto – capítulo 5: “El comesandías” Clasificado como: todo_lo_demas […]

  4. Absolutamente genial. Parece increíble, pero se superan ustedes semana a semana. Y como ha dicho higronauta, la frase de los letreros de neón es la mejor definición de lo políticamente correcto que he oído en mi puta vida.

    Nunca he sido muy seguidor de Goofy, pero ya sospechaba que había alguna relación, dado que cumple algunos tópicos sobre los negros currantes desastrosos, ¿feliz?mente desterrados de los medios de masas desde hace varias décadas.

  5. Mi favorito desde ya y a bastante distancia del resto. Qué exposición. ¿Para cuando simposios en universidades de toda España?

  6. Haciendo Amigos ha dicho:
    octubre 17th, 2007 a eso de las 21:13

    Increíble. Años de frustración con la incógnita de “¿Qué cojones es Goofy?” resuelta en unos minutos brillantes.

    Goofy es un nigger, efectivamente. Y lo tremendo es que su herencia persiste en el inefable Jar Jar Bins de Star Wars. Los comesandias animados nunca mueren… simplemente se transforman en carísimos CGI de superproducción hollywoodiense.

  7. Voy a ser un poco perverso, pero se me ha ocurrido una idea que no digo que sea verdad ni mucho menos, sino que es la conclusión a la que mi mente enferma llega:

    Si tomamos como base que la afirmación de Haciendo Amigos es cierta, y la herencia goofyana se hace presente en Jar Jar Binks, ¿podríamos decir en ese caso que George Lucas nos incita al odio a los negros, al haber creado un personaje tan vilipendiado, odioso y mil veces imaginado torturado, vejado y muerto? No estoy diciendo que Lucas sea racista, pero desde luego mala baba con nosotros ha tenido un rato.

    Y no soy un bendito, pero Jar Jar no me cae mal del todo. Es como el cuñao pesao de turno…Pero disculpen, que se me va la olla. Mis respetos al staff, y por supuesto mis alabanzas.

  8. Muy bueno. El tema esta muy bien llevado, la frase que ya han señalado otros sobre la correcion politica es realmente clarividente y, sobretodo, por primera vez me da la impresion de que se aprovecha verdaderamente el elemento audiovisual desde el principio hasta el final. Espero que no te moleste pero con las anteriores entregas me quedaba con la sensacion de que podrian haber sido plasmadas en un texto sin perder un apice de su contenido y que el estar filmadas no añadia nada.

    Por cierto, ¿sabes si miguel ibañez esta escribiendo algun libro que suceda a Pop control? (si ya existe tambien me vale =P)

  9. Gracias a todos por los comentarios. Parece que, de aquí, sólo podemos ir para abajo. De modo que sean permisivos en las futuras entregas.

    Por cierto, Fruno ha hecho un post precioso sobre Reflexiones de Repronto que no puedo evitar compartir:

    http://frunoflickr.blogspot.com/2007/10/596-watermelon-goofy.html

  10. priest: Ibáñez no ha publicado nada con lomo desde pOp cOntrOl.

    Pero puedes leerle regularmente en el suplemento Cultura|s del periódico La Vanguardia, y repasar alguna de sus colaboraciones anteriores en http://www.mess-age.com/

  11. […] CAPÍTULO 5: EL COMESANDÍAS […]

  12. Excelente, realmente el mejor hasta ahora. Pero positivamente, pensando friamente ira a mas. Sin duda.

    Como audiencia de Disney Channel y visionador, gracias a mis hijos, de videos VHS de Disney.. Comentarle que los cortos actualmente emitidos por Disney Ch. son versiones “RECORTADAS” de las originales.

    Por ejemplo, en el corto “LA MUDANZA” al aparecer PITT (El malo que hace de Sheriff) entra en la casa para hacer un desalojo en toda regla. En el encontronazo con el Sr. Pato Donald, se enciende una cerilla con su pico y le apaga el puro en la garganta. Siendo las emitidas por el canal digital modificadas.

    Al igual que en algun clasico en Blanco y negro.

    Supongo que a estas fechas es dificil encontrar ese material, pero me comprometo a Digitalizar el VHS para reportarle ese documento.

    Un Saludo.
    Baycorps.

    P.D. Continuen sin dilacion en su labor.

  13. Va a resultar que la razón de ser de Goofy, que yo consideraba equiparable a por qué “todo junto” es separado y “separado” va todo junto, sí que tiene una respuesta.
    Si tuviese sombrero me lo quitaría, pero como no lo tengo doy la enhorabuena sin más.

  14. Doctor Repronto ha dicho:
    octubre 18th, 2007 a eso de las 21:36

    Baycorps: es gente como usted la que logra que las cosa, décadas después, sigan teniendo sentido. Disney da por buenas actitudes morales que a mi me parecen mucho más peligrosas que un señor encendiéndose un puro. La censura es muy mala, pero que no nos haga pensar que nos deja lo inocuo. Muy al revés.

    Rafa: Todo junto todo junto es unido y separado separado es por partes.

  15. Un aplauso, Dr. Repronto. Me ha cautivado usted en esta ocasión. “El comesandías” es, sin duda, mi reflexión favorita junto con “Infierno y paraíso”.

    Lo de Pluto yo pensé siempre que era retraso mental. Goofy era el perro “normal” y Pluto el perro “discapacitado” al cual Mickey humillaba con una correa y daba de comer pienso. Al parecer resulta que Goofy además de “normal” es un watermelon-man.

    Y bueno, yo no me metería con la sexualidad de Donald. Es el único personaje Disney que tiene una novia claramente femenina. Si no, fíjate en Minnie que es clarisimamente un travestido.

    Otro aplauso y siga así, Doctor.

  16. Así hemos salido los niños de la época de esos dibus, reprontamente retorcidos, jajaja
    Bikos.

  17. Suscribo todas las felicitaciones y alagos que veo hasta la fecha por el capítulo 5 (Salvo la de que es el mejor, que como la revolución, siempre está por llegar…)
    Aporto una pepita de sandía:
    Las películas de Disney más recientes (digamos desde el rey león hasta buscando a nemo…) tienen también oscuras interpretaciones que jamás contaría a mi hijo antes de irse a la cama… De hecho, creo que la corrección política de estos dibus se ha actualizado hacia otros “grupos étnicos”, las tribus urbanas (Recuerdo… un tiburón vegano, una tortuga surfera y fumada… debe haber muchos más)
    Y recuerdo, de repronto, aquel perro guaay que intentaron introducir en la serie de “rasca y pica” cuando bajaron las audiencias de Springfield.

  18. Doctor Repronto ha dicho:
    octubre 21st, 2007 a eso de las 20:52

    Kike: a Donald le perdonamos la sexualidad, pero al hermano de Donald, eso de abandonarle los tres hijos a su hermano, no se lo perdonaremos nunca…

    Pauxpaux: coincido con usted con que lo que ahora damos por salvo, en breve será recortado por tener detalles incómodos. Por cierto, muy maja la disquisición sobre diagramas en su web…

  19. capitannombrete ha dicho:
    octubre 26th, 2007 a eso de las 11:42

    Me fascinan este tipo de reflexiones que desvelan lo que hay detrás de las mayores banalidades. Nunca sospeché que los dibujos de Disney fueran tan inocentes como se pretenden, pero tampoco sabía como justificar mis aversiones. Gracias repronto.

  20. Ya sabe que somos simultaneamente lo que somos, y lo que compartimos. Aquí estamos peleando por establecer lo segundo.

  21. Si Goofy es un negrata, Donald es claramente un anglo y posiblemente alcohólico (de ahí su dicción deficiente), entonces ¿cuál sería la etnia a la que pertenecería la rata Mickey?
    Creo recordar que algún jerarca nazi hacía referencia a esto en uno de esos libros que parece que nos hemos leido todos, ahora escribo bastante lejos de mi biblioteca…

  22. Decir que es genial no equivaldría a decir que son ustedes unos genios, que es lo que son.Sigo estupefecto, horas después, por el Talento visionado en este capítulo.No doy crédito a lo visto pese a hacer justo lo contrario escribiendo esto.

  23. Mi colega Obi ya lo dijo hace tiempo: Pluto es el perro con síndrome de Down.

    Y ya.

  24. […] descargados a máxima resolución, para que queden ahí. Y es que hay episodios sin desperdicio: «el Comesandías» y «Arte contemporáneo» deberían estudiarse en los […]

  25. Os he descubierto tarde pero os envío un aplauso lo más ruidoso posible.
    Muy buena y necesaria la tesis, la enlazo en mi web y la acompañaré de los dibujos de Los Gatitos Huérfanos, que fue Oscar en 1935 y que me dejó alucinado por lo racista cuando la vi con mi crío.

  26. […] Por enxiemplo, deberían prometer no follarse a nuestras mujeres con sus enormes pollas negras, y consumir al menos una sandía al mes. Cuidado, yo no soy racista, si hasta me pongo cachondo con Beyoncé (la Chenoa americana). ¡Rajoy […]

  27. Aquí un documento que acompaña bien a este capítulo como guarnición: http://www.archive.org/details/ScrubMeMamaWithABoogieBeat

  28. […] estáis haciendo palmas con las orejas, os recomiendo el capítulo 5, el comesandías. Se lee en 0’22” Publicado en […]

  29. EStoy viendo todos los capitulos desde los nuevos de la segunda temporada hasta los primeros, y he de contaros que habeis mejorada mucho(sobretodo por que repronto ya no parece que se va ha descojonar en cualquier momento)

    Esto de Goofy es muy curioso y tal, pero me parece una gilipollez. Puede que simbolice un negro, pero¿soy yo, o es que Mickey es negro tambien? De eso no dices nada, por que Mickey si que sle como listo y como el heroe. Una tonterida mas.
    Me recuerda a las paranoias sobre el señor de los anillos y que pais simbolizaba cada pueblo de la tierra Media si eso fuera la 2ª Guerra Mundial(hay tienes otro tema para rayarte).

    Te escribo esto no por que no me guste la serie, si no por que veo que solo escriben pelotillas y aduladores para decir que les mola mucho.
    El de la navidad si que me ha molado un huevo, asi como el del glamour, y la gente de pueblo, etc…
    Un abrazo critico

  30. Vizconde Artrópodo ha dicho:
    febrero 1st, 2009 a eso de las 21:00

    No sé si será casual, pero al parecer Goofy era el único cartoon de Disney al que se convertiría en estrella del deporte (concretamente en el mediometraje Goofy Superstar, de 1972). Bien conocido es el tópico prejuicioso de la habilidad de los negros para el deporte…

  31. […] relaciones homoeróticas en Epi y Blas, o del convencimiento de que detrás de la simpática gatita se ocultan extraños tabúes donde una gata (que no tiene boca) es creada por una siniestra compañía nipona para aniquilar la […]

  32. Hipervín-Qlo ha dicho:
    abril 16th, 2009 a eso de las 23:15

    Me ha gustado mucho. Por fin puedo dormir tranquilo después de noches en vela haciéndome la misma incógnita.
    En cuanto a la comparación entre Goofy y Jar Jar Bins que se hacia más arriba, creo que es errónea.
    Jar Jar Bins fué un personaje que se añadio al episodio I para adaptar la película a los nuevos tiempos, haciéndola más atractiva para el público infantil. No tiene más repercusión en la saga y *spoiler* termina como Harrison Ford, congelado en carbonita (para el gusto de quienes lo deseaban muerto).
    ¡Que a gusto que voy a dormir esta noche!

  33. […] a modo de bibliografía, al curso de ética periodística del CQC, el capítulo titulado “El comesandías” de las  Reflexiones de Repronto, “How to do things with words” de J. Austin y […]

  34. […] de la frivolidad que se supone a un producto de serie b, véase el capítulo donde nos descubre que Goofy es un arquetipo racista del negro […]

  35. Acabo de ver esto por la red. Por si le interesa, siguiendo con el tema: http://www.drunkenstepfather.com/index.php/2009/09/08/some-almost-racist-watermelon-soda-of-the-day/

  36. […] Capítulo 5 de Reflexiones de Repronto. ¡No te lo pierdas! ¡Uno de los mejores!. […]

  37. Ojos de Lechuza ha dicho:
    diciembre 3rd, 2010 a eso de las 22:33

    Vi este episodio enlazado en una página web y me encantó. Os he descubierto hace nada y ojalá lo hubiera hecho antes.

  38. nunca crei que hubiera tanto detras del misterio que es goofy. me fascino tu analisis, he visto otros supuestos analisis del racismo en disney pero no me parecen convincentes, como si buscaran cualquier pretexto para decirle racista a disney, pero el tuyo esta excelente. muy bien fundamentado.

  39. […] al entretenimiento familiar, que para más inri forma parte del complejo Disney (como decía el Dr. Repronto, paradigma de la corrección política y el miedo a la demanda millonaria). No sé si el vídeo […]

  40. […] sin duda, una marca en la piel de las personas de piel negra que se mantiene sin importar lo políticamente correctos (¡Gracias Constitución del 91!) que nos autonombremos hoy día. Leyes, sentencias, telenovelas […]

  41. Enorme

  42. […] son perros, como bien demuestra Pluto… ¿qué coño es Goofy? La respuesta a tamaña cuestión la dio el Doctor Repronto hace ya tiempo. La segunda cuestión es su uniforme, un pijama rojo, bien, vale, pero… ¡tiene […]

  43. […] En 1972 fueron objeto de una estupenda recopilación destinada a salas como largometraje. Hoy resulta imposible de ver en su formato original: las posteriores ediciones en formato doméstico, pese a conservar idéntico título son incompletas, recuperan las carátulas evidenciando su condición de episodios sueltos o incluyen animaciones más recientes que traicionan el espíritu inicial. Es el caso de la serie Sport Goofy, realizada en los ochenta y donde el personaje pasa de ser un desastre a un atleta superdotado que, encima, se despide con crispantes lemas deportivos. Los cartoons originales eran todo lo contrario, un recital de subversión y delirio absurdo sin respeto alguno hacia el espíritu olímpico protagonizados por un personaje que aún no se había desembarazado de su primigenia condición de estereotipo racial. […]

Añade tu reflexión: